Corría el mes de Abril de 1954 cuando un grupo de amigos llevaron a legalizar el libro de Actas en el que se plasmaría lo decidido en las reuniones de la Sociedad Recreativa que acababan de formar en el número 37 de la bilbaína Alameda de San Mamés. El trámite era preceptivo hacerlo en la Jefatura Superior de Policía que, curiosamente, estaba en la vecindad a tan solo unos metros de la sede social. Así consta en la primera página del libro: “Don Eduardo Barreda Bueno, Comisario Principal del Cuerpo General de Policía, Secretario de la Jefatura Superior de Policía de Vizcaya, Certifico: Que el presente libro que consta de cincuenta hoja numeradas y selladas con el de esta Jefatura se destina por la Sociedad Recreativa “Nuestro Rincón” a consignar las Actas de las reuniones. Y para que conste extiendo el presente en Bilbao a veinticuatro de Abril de mil novecientos cincuenta y cuatro” Obsérvese que el nombre oficial fue “Nuestro Rincón” pues los tiempos políticos que corrían no eran propicios para veleidades euskericas. No obstante, y aunque las actas que debían pasar el fielato gubernativo siguieron consignando el nombre en castellano, los socios siempre le llamaron “Gure Txoko” y, prueba de ello, es el anagrama con la “G” y la “Tx” como señas de identidad. Otra curiosidad es la presencia de un inspector de policía, como delegado gubernativo, en las reuniones de los socios y así aparece en el propio acta de constitución de la Sociedad en la que…
Corría el año 1959 y se cumplía un lustro desde la constitución de la Sociedad “Gure Txoko” cuando el artista bilbaíno Luis de Lerchundi pintó el mural que plasma una de las alegorías más representativas del Bilbao de mediados del siglo pasado. La pared sobre la que se asienta contiene las escaleras que conducen a la bodega, por lo que sus medidas son irregulares, aunque se puede concluir que alcanza unos ocho metros cuadrados. A esta superficie habría que añadir algunas extensiones por otras paredes colindantes, cercanas a la puerta de entrada. En todo caso se trata de una obra muy acorde con el estilo de este artista que dejó su impronta en varias series de dibujos de la Ría y del valle de Arratia, realizados a plumilla y recogidos en una exquisita colección de postales. El 5 de Abril de 1959 y en el transcurso de una comida, como no podría ser de otra manera, la Sociedad Gastronómica “Gure Txoko” cumplió el acuerdo de su Junta Directiva de 6 de marzo por el que se aprobaba “nombrar socio de honor a Don Luis de Lerchundi con motivo del valioso obsequio artístico que ha concedido a la Sociedad, realizando una valiosísima obra de arte en las paredes del txoko”. El mural recoge los hitos arquitectónicos mas característicos del Bilbao de la década de los cincuenta, con la Ría y sus muelles abogarrados de buques y algún que otro angulero; las fábricas siderúrgicas con sus chimeneas vomitando humo negro; los chalets…
“GURE – TXOKO” (Bilbainada) Escondido en un portal De Alameda San Mamés Está un txoko señorial Que forman gentes de bien. Si lo quieres encontrar Pon tus narices a oler Si el aroma es un manjar Es que ya has dado con él. Estribillo Gure-Txoko, Gure-Txoko El decano de Bilbao Gure Txoko, Gure Txoko Con solera y resalao. Jota Para ser un buen txokero Hay que tener buen talante Si se te quema el puchero Comes en un restaurante (bis) Para ser de Gure-Txoko Hay que ser un caballero El corazón blanco y rojo Aunque se pierda seis cero. Aparentar ser buen mozo Aunque te caigas de viejo Ser farolín y rumboso Aunque no tengas dinero. Estribillo Gure-Txoko, Gure-Txoko El decano de Bilbao Gure Txoko, Gure Txoko Con solera y resalao. Jota El txokero de postín Debe actuar de anfitrión Cocinar siempre al “pil-pil” Sin agobios de reloj (bis) El patrono San José Nos cuida el colesterol Tomamos un consomé Un bacalao y entrecot Fruta, queso y un café Y copa de Patxarán Y así nos vamos ¡Rediez! A la cama sin cenar Estribillo Gure-Txoko, Gure-Txoko El decano de Bilbao Gure Txoko, Gure Txoko Con solera y resalao.
Volver
JSN Boot template designed by JoomlaShine.com